Visita y cena en las Bodegas González Byass de Jerez

He tenido recientemente la oportunidad de visitar las Bodegas González Byass de Jerez,  acompañada de un grupo de amigos y de una guía muy amable y experta, visita que incluía una cena posterior.

La empresa González Byass fue fundada en 1835, aunque actualmente solo pertenece a la familia González. http://gonzalezbyass.com/

Su vino más conocido es el fino Tío Pepe,  cuya imagen es  conocida mundialmente, formada por una botella negra de vino con sombrero de ala ancha y chaquetilla, ambos de color rojo.

Las visita consiste en un recorrido por la bodega del siglo XIX,  la Catedral del Brandy de tres plantas donde se añeja el jerez Tío Pepe, el museo del viñedo, la sala de útiles que se usaban antiguamente, y salas como la Bodega Solera, la Bodega La Constancia,  y la Bodega La Cuadrada Croft.

En la cena  pudimos degustar muy buenos platos, tanto en los aperitivos tomados de pie, mientras charlábamos y saludábamos a los amigos, como en la cena propiamente dicha, ya sentados y descansando los pies tras la visita. Porque visitar la bodega con tacones tiene lo suyo, pues en varios tramos del itinerario el suelo está formado por un empedrado de lo más difícil de sortear. Su perímetro incluye antiguas calles del entramado urbano de Jerez, que daban hogar a cientos de trabajadores, y una plantación de viñas de la uva palomino con la que se elaboran los vinos jerezanos. Estas calles empedradas,  con la construcción posterior de  edificios bodegueros,  han ido quedando en el interior de la bodega, perteneciendo ya a la misma.

En un momento de la visita nos contaron esta historia que, por lo visto, es “verídica”: la de los alegres ratoncillos de la bodega de Jerez.

Según parece  el origen está en un antiguo capataz de las bodegas que, para entretenerse, empezó a dar de comer y beber a dichos animalillos, poniéndoles una copa de vino dulce con una escalerita por la que subían a la copa a beber. El vino debe ser bueno y si no es así no lo prueban.

Nosotros solo pudimos ver las fotos y el lugar donde viven los ratones, pero en You Tube lo he podido comprobar. http://www.youtube.com/watch?v=EX4fqit3xBM&feature=related

Tras contar la historia de las bodegas, muy someramente, paso a contar qué nos dieron para degustar en la cena.  Todo lo que comimos estuvo maridado, y muy bien por cierto. El maridaje estuvo a cargo de Carmelo García Barroso, catedrático de Química Analítica de la Universidad de Cádiz, Director del Centro Andaluz de Investigación Vitivinícola, especialista en Vitivinicultura y Agroalimentación y, sin duda alguna, uno de los mejores enólogos que hay en la actualidad.

Los vinos de nuestra zona gaditana son perfectos acompañantes de las propuestas gastronómicas, por muy variadas que sean,  tanto de la cocina tradicional como de la vanguardista. Existe un vino para cada plato, y conocer su maridaje, sus posibilidades de combinación con los diversos platos,  es descubrir nuevas posibilidades y sensaciones.

Así,  por ejemplo,  el maridaje estrella de la Manzanilla es con el pescadito frito, las gambas y los langostinos. El vino Fino con el jamón ibérico. El Amontillado con los arroces.  El Oloroso con las carnes (¡esa carne al toro con Oloroso!). El Cream con los foies y los quesos. Y el Pedro Ximénez con los postres.

Al que esté interesado le recomiendo este librito, una guía fácil para maridar los vinos de Jerez y la Manzanilla, editada por el Consejo Regulador.

El Menú consistía de los siguientes aperitivos:

Queso manchego con nueces
Bombones de piquillo y ventresca
Bolitas de salmón
Creps de roquefort y dátiles
Tulipa de los balanchares
Caramelos de morcilla
Croquetas de ibéricoComo platos principales:

Rollitos de salmón y mousse de queso con langostinos
Carrillada de Ibérico al Amontillado con Puré de Patata

Y de postre: Tarta de chocolate a la naranja

Como he dicho antes, todo maridado con excelentes vinos de esta bodega: Fino Tío Pepe, Blanco Viñas del Vero, Tinto Beronia Crianza y Néctar. Todo estaba buenísimo, bien elaborado y con productos de calidad.

Los aperitivos se sirvieron con el Fino Tío Pepe, el pescado con el vino blanco Viña del Vero, la carne con el Tinto Beronia, y el postre con el dulce Néctar.

Una tarde-noche muy interesante y agradable, que recomiendo a los que tengan que llevar a algún sitio “típico”a amigos que vengan de fuera, o celebrar algún acontecimiento, porque convina espectáculo, entretenimiento y buena gastronomía. En realidad cualquier motivo o excusa es válida para visitar estas conocidas bodegas de tan merecida fama.

Acerca de lola43

Mi profesión es Conservadora de Museos, no me dedico a la cocina profesionalmente, pero me encanta y disfruto con ella. Mi correo es: lafritadadelola@gmail.com lafritadadelola@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Bares y restaurantes, Ferias y acontecimientos. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Visita y cena en las Bodegas González Byass de Jerez

  1. Pingback: Sherlock, investigador

  2. Antonio dijo:

    Una cosa muy simpatica lo de los ratones…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s